¿CÓMO TE PODEMOS AYUDAR?

En Woodward Group entendemos el desafío de la logística.

Select your language

Últimas noticias

Entérate de los últimos acontecimientos en el terreno de la logística

El uso de materiales biodegradables para combatir los residuos de la logística.

La historia de los empaques biodegradables empezó antes que el empaquetado comercial moderno. 1869 vio nacer al primer plástico derivado de la celulosa de algodón en Estados Unidos y, 16 años después, la marca de jabones Sunlight comercializaba su producto con empaquetado tradicional.

Esto rompe la percepción de que las soluciones amigables con el ambiente son respuestas a problemas medioambientales que empezamos a enfrentar cuando ya es demasiado tarde y revela que las opciones ecológicas han existido desde siempre, pero el abaratamiento y la producción desmedida son puestos como prioridad.

Y aunque el día de hoy las soluciones ecológicas están más presentes que nunca, cambiando nuestras prioridades hacia la conservación ambiental, existe aún el grave problema de residuos que la actividad comercial genera. Solamente en un año, el consumo realizado por un individuo promedio genera aproximadamente 200kg de residuos en forma de envases, muchos de los cuales ni siquiera pueden ser reciclados o compostados.

La logística tiene un gran papel en la reducción y reutilización de muchos de esos desechos, y aunque conceptos como la logística verde o la logística inversa se preocupan por idear soluciones innovadoras, muchas compañías multinacionales las creen inviables y PyMES regionales no tienen conocimiento o acceso a ellas. La necesidad por empaquetado y envío de mercancías no hace más que crecer, por lo que abordar este problema y sus posibles soluciones es más importante que nunca.

 

Opciones para el futuro.

Si bien lo ideal sería la erradicación por completo del uso de materiales dañinos para el medio ambiente, el cambio no se puede presentar de un día para otro. En países como Holanda, Alemania o Canadá las culturas de reciclaje e implementación de materiales biodegradables en sus bolsas, envases y paquetes llevan décadas de ventaja, introducidas paulatinamente a través de los años, asegurando la popularidad de sistemas de retorno de envases con programas gubernamentales de pago por reciclaje.

Latinoamérica ha buscado moverse hacia legislaciones similares, un ejemplo es Colombia con su Programa de Uso Racional de Bolsas de Plástico, que desde 2016 busca la reducción gradual de los desechos y el fomento de la cultura de reciclaje en aquellos que tengan que generarlos de todas maneras.

Eliminar los empaquetados tradicionales crea la necesidad de nuevas alternativas que llenen el vacío, pues la logística moderna ya está interconectada hasta la médula con el empaquetado que permite el movimiento de mercancía con menos percances o daños. Las nuevas alternativas involucran, casi siempre, materiales que la Asociación Europea de Bioplásticos clasifica en dos categorías: Los primeros proceden de biomasa, es decir, derivados de materias primas como almidón o celulosa obtenidas mediante la fermentación de recursos renovables, aunque su polimerización se realiza con procesos químicos convencionales. El segundo tipo son polímeros biodegradables obtenidos con monómeros de fuentes fósiles, pero que cumplen las normas de biodegradabilidad impuestas por las instituciones regulatorias internacionales.

empaque biodegradable tirado

La implementación de bioplásticos y materiales amigables con la ecología en cadenas de suministro busca, sobre todo, cumplir seis objetivos:

  1. Potenciar el uso de recursos renovables
  2. Reducir la producción de residuos tóxicos
  3. Generalizar el uso de materiales reciclados y reciclables
  4. Asegurar que el reciclado sea fácil para empresas e individuos
  5. Abaratar los costos de envasado
  6. Minimizar la producción total de envases

La logística verde busca llegar a la sostenibilidad en todos los aspectos de transporte y empaquetado (sin excluir, por supuesto, a los transportes y su uso de combustibles fósiles, aunque ese es un tema para otro artículo) y el cuarto punto es de los más buscados por compañías como la española Nortpalet, que con pallets de plástico biodegradables que reemplazan a la madera y además logran ser reutilizables, atienden a la logística verde por la posibilidad de reciclado y a la logística inversa, por la posibilidad de ser usados en múltiples entregas hacia ambos sentidos de la cadena de suministro.

Aunque soluciones como esta aplican a compañías de mayor volumen, también existen alternativas para PyMES que están implementando envíos y tiendas en línea por primera vez o que nunca habían usado al e-commerce como su canal principal de negocio. Desde espumas de embalaje no tóxicas, cuerdas y bolitas de almidón biodegradables, las soluciones disponibles son multitud y pueden incluso abaratar costos a la larga.

Idear nuevos empaques que aprovechen espacio, reduzcan el número de vueltas que un conductor tenga que realizar o implementen materiales comunes, como el cartón reciclado en diseños innovadores son soluciones ideales para la nueva realidad. La innovación en bioplásticos sigue avanzando hasta el día de hoy, logrando producir materiales cada vez más firmes y de mayor calidad sin dejar atrás su afabilidad para con el entorno.

En Woodward Logistics nos mantenemos al día en la búsqueda del bienestar de nuestro planeta y los materiales biodegradables son alternativas que deben volverse la norma para todos, empresarios y compañías de logística, que actualmente luchan contra la crisis de la COVID-19 sin olvidar la importancia que tiene seguir cuidando al planeta.