¿CÓMO TE PODEMOS AYUDAR?

En Woodward Group entendemos el desafío de la logística.

Select your language

Últimas noticias

Entérate de los últimos acontecimientos en el terreno de la logística

ELDs Qué son y cómo pueden cambiar el futuro de la logística.

En Estados Unidos, desde el 2015, un debate constante sobre una manera innovadora de registrar los tiempos de trabajo de los operadores en la carretera, que reemplazara a la antigua práctica de que el conductor se regulara a sí mismo manualmente en papel, ha tomado protagonismo en la comunidad camionera.

Los Electronic Logging Devices (ELD) tienen un rol central en el Desarrollo de esta polémica, primero en forma de los Automatic On-Board Recording Devices (AOBRD) que más tarde fueron cambiando sus componentes tecnológicos, conservando la función central de registrar electrónicamente la actividad de los conductores, al ingresar las horas de servicio en computadoras en vez de diarios de papel. Todo esto estrictamente en regla con las indicaciones del Departamento de Transporte estadounidense que especifica lo que cada nuevo modelo debe contener para ser considerado un sistema de registro apropiado.

El proceso de reemplazar a la antigua práctica ha sido uno paulatino, primero promulgando el “Mandato ELD” en octubre del 2015, declarando hasta 4 años después en diciembre del 2019 una verdadera fecha límite para implementarlo en todos los fletes de la cadena de suministro.

Las diferencias entre el AORBD y los más nuevos ELD también ha sido objeto de discusión, levantando mucha inconformidad entre los operadores. Pero, si en teoría las nuevas prácticas son más sencillas y exactas ¿por qué los camioneros siguen en constante protesta contra el nuevo mandato? Buscamos contestar esta pregunta especialmente porque, como estos servicios se han vuelto la regla en EUA, muy posiblemente el futuro de la logística mundial gira en torno de esta regulación automática y, por lo tanto, concierne a todas las compañías logísticas, especialmente a las interesadas en servicios transfronterizos aprovechando las nuevas regulaciones del T-MEC.

Beneficios, injusticias y compromisos.

La frase en inglés “catching up the log book” hace referencia a un conductor de unidad de carga comercial regulándose a sí mismo mientras trabaja, registrando en su cuaderno las horas y fechas de su manejo manteniéndolas dentro de la cantidad legal de trabajo diario que puede realizar, sin importar si las horas o fechas del manejo en la realidad son dispares a las registradas, siempre y cuando la entrega se haga en la fecha acordada.

Esto creó una cultura de trabajo que efectivamente se terminó en el momento en que introdujeron a los registros electrónicos que, automática y exactamente, registran horas de trabajo de los conductores. “Los ELD son un hardware electrónico que se conecta al motor del vehículo para registrar las horas conducidas (…) su función central es registrar electrónicamente la actividad de los conductores en forma de Horas de Servicio” nos dice Verizon en su definición de los dispositivos que ellos proveen internacionalmente.

Al implementarse por primera vez, los registros automáticos venían en forma de un AORBD que, en esencia, se diferencia de los dispositivos modernos porque no cedía ningún control al usuario, más allá de determinar en qué momento iniciaba y en qué momento terminaba su jornada diaria. Aquí empezaron los problemas de jornadas ininterrumpidas de 14 horas diarias con descansos mínimos, el conductor teniendo que obedecer por completo a la máquina, pecando de regulación excesiva que incluso afectó negativamente al rendimiento percibido en las operaciones logísticas.

Para no regresar a la autorregulación, se optó por introducir al mercado los ELD más modernos que dan control razonable al conductor, creando horas automáticas desde el dispositivo en el motor, pero pidiendo una “aprobación final” del conductor antes de grabarlas permanentemente. Según la revista Overdrive más del 20% de las compañías nombraron al aspecto de que el conductor no tuviera control alguno al usar AORBD, como la razón principal por la que se reusaban a implementar un sistema de registro automático, por lo que el nuevo control significó un avance grande para las regulaciones cibernéticas.

El sitio web Truck 911 describe a las ELDs modernas como “útiles para conductores de camiones, autobuses y otros vehículos comerciales, pues integran datos GPS con datos del motor del vehículo para generar registros de cronometraje electrónicos precisos e informativos.” Aunque esta postura del control compartido entre la computadora y el conductor ha ganado más terreno, continúa habiendo problemas para integrar el nuevo sistema de registro universalmente, en especial porque antes, los conductores extendían sus horas de trabajo con tal de llegar con la carga a tiempo, modificando el registro para hacer parecer que no se había trabajo horas irrazonables. Esto creó una cultura en los clientes que esperaban entregas en tiempo irrazonables lo cual, con las nuevas regulaciones, no puede continuar ejerciéndose.

Un testimonio recopilado en la revista Overdrive describe a la perfección el mayor problema con regular las horas de trabajo de camioneros sin modificar más aspectos de la cultura logística actual: “El cliente tendrá que cambiar sus expectativas. Si mi registro dice que ya no tengo horas de trabajo, aunque esté a cinco minutos de mi destino final, tendría que detenerme y mover la entrega hasta el día siguiente en la mañana.”

La incertidumbre que causan las variables presentes en cualquier entrega, como la sobresaturación de tráfico o el tiempo para cargar/descargar no pueden ser medidas por sistemas automáticos actuales que no incluyan la flexibilidad razonable de un humano. La conclusión a la que nos lleva observar esto desde el resto del mundo es que aún falta innovar en los sistemas de registro para volverlos una herramienta más flexible con el transportista y más útil en la trazabilidad logística, sin sacrificar la comodidad y las condiciones de trabajo justas para todos los operadores.