¿CÓMO TE PODEMOS AYUDAR?

En Woodward Group entendemos el desafío de la logística.

Select your language

Últimas noticias

Entérate de los últimos acontecimientos en el terreno de la logística

La importancia de la iluminación inteligente en almacenes

Con frecuencia se entiende a la “iluminación inteligente” simplemente como la instalación de luces LED ahorradoras que reemplacen los focos tradicionales los cuales, además de consumir mucha más energía, son perjudiciales para la vista.

Los beneficios de las LEDS están más que comprobados, ahorran hasta el 75% de consumo energético por sobre sus competidores según un estudio del Departamento de Energía de EUA. Sin embargo, los sistemas de iluminación inteligente eficientes son más complejos, como su nombre lo indica, son sistemas en sí mismos. Sensores, atenuadores, reportes de uso y todo un ambiente soportado por la interconectividad que brinda el famoso Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés).

Este tipo de iluminación se ha implementado en prácticamente todos los giros comerciales con excelentes resultados, incluido en la logística.  Poner en perspectiva el porcentaje de ahorro mencionado antes, así como desmenuzar los pormenores de instalar un sistema como este para ahorrar, específicamente en un almacén, es el objetivo principal de esta nota.

Anteriormente habíamos tratado con los dos primeros pasos cruciales hacia una logística verde, los bioplásticos y el reciclaje, por lo que es importante notar que esta solución se agrega a la lista de adelantos que acercan a la cadena de suministro cada día más hacia la verdadera sostenibilidad.

 

La situación y la solución.

El almacén tradicional es visualizado como un espacio de trabajo radicalmente diferente de una oficina cualquiera, es importante tener esto en cuenta para entender por qué sus características más representativas son las que más necesitan cambios. Estos espacios se caracterizan por ser grandes, no tener ventanas, estar repletos de estanterías altas y poseer pasillos estrechos donde los empleados tienen que poder moverse rápido. Por lo mismo, ideal debe contar con luminarias grandes con larga vida útil que puedan distribuirse en todos los espacios con los que nuestros colaboradores interactúan frecuentemente. Recordemos también que, por su extensión, existen espacios en los almacenes que son poco frecuentados por los empleados y, sin embargo, gastan lo mismo que los espacios donde los empleados más necesitan luz, de esta realidad viene uno de los componentes más importantes para la iluminación inteligente: sensores de movimiento.

La asociación Carbon Trust reveló en un reporte del 2019 que entre el 65% y el 95% de la energía consumida por los almacenes es producto de su iluminación la cual, por supuesto, se traduce en altos costos económicos que podrían ser reducidos con una inversión en iluminación inteligente. Una buena parte de los empresarios que se convencen solo parcialmente de hacer el cambio, emplean las LEDS como única medida, sin embargo, si se agrega el sistema completo regulando su uso completamente, el ahorro es aún mayor. Esto es posible gracias a la gran flexibilidad que pone a nuestra disposición el Internet de las Cosas, pues dichos sistemas donde cada elemento posee una conexión a internet nos pueden crear reportes en tiempo real que permiten manualmente medir y ajustar su desempeño.

El ahorro extraordinario no es solo producto de la capacidad de las LEDS de producir una intensidad luminaria casi idéntica a los focos tradicionales empleando menos energía, sino que también es necesario incluir en la ecuación sus otros aspectos beneficiosos. Su durabilidad es legendaria, pudiendo llegar a funcionar hasta 20 años, y ciertos tipos incluso integran sensores de movimiento en el foco que reducen aún más la inversión inicial del empresario.

Un rediseño del espacio en el almacén tradicional también puede ser un avance significativo en la dirección correcta. Tragaluces o ventanas más amplias que combinan la luz natural con la iluminación inteligente, son otra excelente solución, pudiendo moderar la intensidad de sus luminarias artificiales para atenuarlas en tiempos del día con más luz e intensificarlas en las noches.

Un ejemplo extraordinario de éxito en el rediseño de sistemas de iluminación para almacenes son las bodegas vinícolas internacionales Murviedro, cuyo almacén de 2300 metros cuadrados en Valencia, España tenía un alto consumo energético que, después de la implementación de un sistema inteligente, logró un ahorro de más del 95%, lo equivalente a 150,000 pesos mexicanos cada diez años.

Toda implementación de elementos verdes a gran escala en operaciones logísticas amerita un análisis costo-beneficio para adecuar los sistemas a las necesidades personalizadas de cada compañía, presentando un ahorro claro en un intervalo determinado de tiempo. Hay que recordar también que los esfuerzos de la logística verde no existen solamente en la dimensión del abaratamiento de costos, sino que cada almacén que implemente estas soluciones aumenta la comodidad de sus empleados y nos lleva más cerca de crear una cadena de suministro verdaderamente sostenible para el planeta.